Cerrando puertas, abriendo caminos

Y llegó el momento de despertar.  De cerrar una puerta para abrir nuevas ventanas. De pensar que no todo merece la pena. Que no a cualquier precio.

Una vez más nos viene a la cabeza eso de, si tengo que pedirlo ya no lo quiero. Porque no. Porque hay cosas que después de tanto tiempo no es necesario pedirlas, porque se han ganado. Porque se merecen. O por todo lo que se ha luchado. Y si después de todo sigue siendo necesario, quizá es que no es para uno. Quizá nos espera algo mejor. Quizá nos hemos empeñado tanto en abrir esa puerta, que nos hemos olvidado que esa puerta solo dará a la calle, y que justo detrás de nosotros hay una ventana mucho más grande con vistas geniales.

Que es cierto que no todos los sueños se consiguen, pero también es cierto que a veces nos empeñamos en sueños equivocados que no llevan a ninguna parte. Que nos bloquean y nos distraen de perseguir esos otros que si son para nosotros. Quizá más grandes. Quizá más chulos, o quizá no. Pero nuestros de verdad.

Que una montaña tenga el acceso cerrado a la cima, no significa que tengamos que esperar sentados. Porque quizá no se abra nunca y porque podemos gastar ese tiempo en subir otras muchas más altas y más chulas.

Hay que saber que a veces encontrar un camino cerrado nos obliga a descubrir otros nuevos, que algunas veces simplemente son, enormente mejores.

garrett-sears-97878default

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s