Aprendí

Aprendí que hay que ser disfrutones. Un poquito aunque sea.

Me cansé de decir sí cuando quieres decir no. De terminar las películas que a los 10 minutos sabes que no te van a gustar. De guardar la ropa más chula para que no se rompa, sabiendo que en unos años no te va a venir. De no decir lo que se piensa por miedo al qué dirán. De no permitirte un pequeño capricho. De no viajar por ahorrar.

Aprendí a disfrutar. A beberme un vino para celebrar que es martes, por qué no. A elegir lo libros que vale la pena terminar, o los que mejor no ponemos ni marca páginas. A comerte un trocito de tarta de vez en cuando. A buscar los vestidos a mi medida y no al revés, que pare eso se inventaron las tallas. A viajar mucho. A salir a cenar un día cualquiera. A no esperar que sea sábado para hacer lo que me gusta. A no buscar excusas para disfrutar cada momento, cada día y en todo lo que se pueda. A reír siempre que exista un motivo, y a buscarlo cuando no exista. A dejarme llevar de vez en cuando. A no pensar tanto y a sentir un poquito más.

Aprendí que la vida esta para vivirla, sin excusas.

 

noah-hinton-173511.jpg

 

 

 

 

Anuncios

2018

Te deseo nuevas aventuras y un millón de risas. Tantos cafés como quieras, o infusiones de colores, pero que te gusten y mucho.

Que seas valiente. Que nunca dejes de ser tú mismo. Y que nunca hagas caso de las opiniones de quien no te conoce. No serán más que eso, opiniones.

Que llenes una maleta con mapas, y una cámara con nuevas fotos. Que hagas muchos viajes, y que al menos vayas a un lugar que no hayas estado nunca.

Que sueñes muy alto, tanto que a veces te de vértigo. Porque si los sueños no dan un poco de miedo, es que no son suficientemente grandes.

Que nunca hagas nada sin pasión y que por más que el mundo se empeñe nunca pierdas la ilusión.

Que sueltes todo aquello que pesa demasiado, al fin y al cabo si no suma, hay que dejarlo a un lado.

Que aprendas a priorizarte, a quererte y a cuidarte. Lo primero es hacerlo uno mismo.

Que lo importante, siempre sea lo importante. Que dejes de correr de un lado a otro, como pollos sin cabeza. Que disfrutemos de cada aquí y ahora. Sin prisas.

Que tengas millones de oportunidades y sepas elegir la mejor. Pero que si las cosas no salen bien a la primera, lo intentes una vez más.

Que cambies todo eso que no te gusta y no te hace feliz. No estamos para aguantar tonterías.

Que pienses que algo chulo va a pasar. Porque para que las cosas pasen, primero hay que creérselo.

Te deseo un 2018 feliz. Intenso. Lleno de aventuras, de risas, de momentos divertidos, de oportunidades, de viajes, pero sobre todo lleno de todo lo que tú quieras poner.

Feliz 2018 caracoles!

teddy-kelley-179100

2017

Por todos los lugares descubiertos, por todos los selfies en sitios por primera vez, por todos tus viajes.

Por todos los retos conseguidos, por todas las victorias, y también por todas tus derrotas, porque estas te enseñaron a seguir.

Por todas las veces que la vida te dijo no, y tu contestaste “no ni ná”

Por las veces que no aceptaste ser como los demás y decidiste ser como tú. Sin peros y sin más.

Por todos los momentos que sin existir, los creaste.

Por cada risa regalada y cada café disfrutado.

Por aprender que no se puede vencer a quien nunca se rinde.

Por todas las veces que te tocó ser valiente. Y lo fuiste.

Por creer en la magia y entender que cumplir años no significa perder la ilusión.

Por mandar a freír espárragos a quien no aportaba, a quien resta, a quien nunca te priorizó. Por aprender a priorizarte tú.

Por quedarte con los que suman, los que hacen más que dicen y los que siempre están ahí.

Por todo lo vivido, por todo lo aprendido, y por todos los momentos inolvidablemente buenos.

Por aprender que de vez en cuando, o de vez en mucho, hay que permitirse ser disfrutones.

Porque hay que brindar por todo lo bueno, olvidar lo malo y creer que lo que viene puede ser mejor.

Por el 2017!!

img_20170827_125052_6451247593895.jpg

 

SLOW

Nos hemos pasado el año corriendo, de aquí para allí, muchas veces para llegar no sabemos ni dónde.

Corremos tanto que no llegamos a ninguna parte, hacemos tantas cosas a la vez que no nos quedan ganas, estamos en el ahora pensando en el luego, dejamos de sentir, de reír porque no nos queda tiempo .

Queda poquito de año, y vamos a APRENDER. Aprender a recargar la batería de vez en cuando como los móviles, claro que sí, o prefieres ir por la vida con la batería en rojo “low batery”?

Aprender a parar, a cuidarnos, a que importe lo importante, a tomar un café como si fuera lo mejor de momento. Aprender que no pasa nada por no llegar a 5 cosas a la vez. A veces es mejor llegar a menos cosas con mucha más intensidad.

Aprender a saborear la vida. Porque no es una agenda llena de cosas. Es mucho más que eso.

Aprender a no correr como pollos sin cabeza. Porque hay que disfrutar. De cada momento. De todo. De la vida.

Olvida el corre corre, las prisas, los gritos, los venga que no llegamos, los no puedo parar, los ojala pudiera, los no tengo tiempo, hemos estropeado demasiados momentos por este ritmo de vida que nos imponemos.

Vive despacio, lee un libro las veces que quieras, tomate una copa de vino o un zumo detox, pero disfrútalo, despacio, con ganas de las de verdad.

Empezamos el año con nuestro nuevo estilo de vida, SLOW?

Que no se puede llegar a todo no podemos cambiarlo, pero lo que si podemos cambiar es el cómo vivas cada momento, eso sí lo decides tú. Despacio pero feliz.

 

freestocks-org-172972.jpg

 

 

Un propósito para cada día…

Un deseo para cada día del último mes del año. Un propósito que vamos a tener que cumplir. Porque nos los hemos ganado. Nos lo merecemos.

Día 1 – No mantener como prioridad a quien te tiene como opción. No mantengas aquello que te hace daño. No esperes a quien no quiere llegar, ni te quedes donde no hagan por tenerte.

Día 2 – Nunca renuncies a ser quien eres por encajar donde no es tu lugar.

Día 3 – Dejar ir todo lo que no necesitamos, lo que ocupa espacio porque nos empeñamos en mantenerlo a la fuerza. Dejar hueco para el más y mejor.

Día 4 – Recordad los sueños a medias, para rematarlos.

Día 5 – Empieza a creerte eso de que atraes lo que piensas y por si las moscas, empecemos a pensar bonito,  a sentir salvaje y a vivir como si solo tuviéramos una vida

Día 6 – No medir el año en batacazos, sino en las veces que te levantaste y seguiste.

Día 7 – Contar todos los momentos que merecieron la pena.

Día 8 – Recordar que esos que siempre estuvieron ahí, a tu lado, son los tuyos.

Día 9 – Sentirte genial por todo lo que conseguiste y mejor aún por lo que te queda por conseguir.

Día 10 – Recordar que si solo los valientes consiguen lo que se proponen, tú no vas a ser menos.

Día 11 – Sumar los años en risas de esas que te dan agujetas y recordar quien te hizo reír a carcajadas.

Día 12 – Olvida aquellos que te hicieron llorar una vez y otra más. No merecen tu tiempo ni tus lágrimas.

Día 13 – No permitas que nadie te diga que no podrás.

Día 14 – No hagas caso de las opiniones, son solo eso, opiniones.

Día 15 – Nunca pierdas la ilusión.  No hagas nada sin pasión.

Día 16 – Haz de los abrazos, momentos que resetean a uno.

Día 17 – Apunta a la luna, siempre. Lucha por lo que mereces, nunca luches por menos, para batallas a medias casi mejor que luchen otros.

Día 18 – Olvídate de la perfección, ya eres imperfectamente genial.

Día 19 – Cuando no sepas que hacer, simplemente improvisa.

Día 20 – Atrévete a volar.

Día 21 – No podrás detener las olas, así que mejor aprendamos a surfear. Y cuando las cosas vayan mal, recuerda que los aviones despegan en contra del viento.

Día 22 – Comete locuras. Disfruta.

Día 23 – Olvida lo malo, aprende de los errores, no te arrepientas por nada, lo hecho, hecho está, recuerda lo bueno, y no olvides creer que lo que viene puede ser mejor.

Día 24 – Marca tu ritmo, escribe tus propias reglas.

Día 25 –  Quítate la capa de superhéroe, hagamos menos cosas pero con mucha más intensidad.

Día 26 – Persigue tus sueños, ya es hora de empezar a luchar por lo que quieres.

Día 27 –  Se fiel a ti mismo.

Día 28 –  Cree en imposibles, y consíguelos.

Día 29 – Haz aquello que te haga feliz, realmente feliz.

Día 30 – Convierte tus sueños en realidades.

Día 31 – Recuerda seguir creyendo en la magia….

freestocks-org-188096

Deja que las cosas fluyan..

Que manía tenemos con sentirnos culpables por todo. Sin motivo. Por exigencias que solo nos imponemos nosotros.

Nos sentimos culpables por no llegar a tres sitios a la vez, por no poder decir a todo que sí. A veces nos sentimos culpables hasta por no gustarnos el calabacín. Que manía tenemos en complicarlo todo más de lo que ya es. En ponernos en lo peor. En dejar salir al miedo y que sea este el que nos guíe. Nos da miedo soñar demasiado grande, apuntar demasiado alto y hasta hacer algo demasiado bien.

Nos da miedo ser nosotros mismos. Nos da miedo no gustar.

Y cuando eso pasa, cuando no gustamos, nos sentimos culpables. Porque no somos como se esperaba. Porque los que tienen miedo a soñar nos dijeron que éramos unos locos. Porque cuando conseguimos hacer algo un poquito bien, parece que siempre aparece alguien para recordarte que solo está regular. Y le dejamos hablar y lo peor, le escuchamos. Porque siempre nos ponemos en un segundo lugar, mientras nos repetimos una vez más eso de, qué más dará ?. Pero si da, si pasa. En cada miedo, en cada culpa, en cada exigencia, en querer estar en dos sitios a la vez, perdemos un poquito un esencia. Perdemos un poquito de color.

A veces todo es tan simple como dejar que las cosas fluyan. Sin culpas y sin miedos. Y llegar donde se pueda llegar. Ocupar tu lugar. Y soñar lo alto que quieras, mientras apuntas a la luna. Y mientras el mundo que hable. Mientras los que se empeñan en poner límites a todo, que se los pongan ellos mismos, que tú ya decidirás cuales son los tuyos.

Deja que las cosas fluyan, a veces se ponen solas en su lugar.

tim-gouw-457682.jpg

 

 

Hoy..

 Hoy toca quererse, mimarse, cuidarse y priorizarse.

Hoy toca decir que NO así en grandote y en negrita a todo eso que en realidad no queremos. Recuerda que no ofende quien quiere sino quien puede, y solo puede quien tú se lo permites.

Hoy toca hacer. Hacer todo eso pendiente que llevas tanto tiempo queriendo hacer.

Hoy toca abrir esa botella que tienes años en la nevera. Toca ponerte esos pantalones que te quedan tan bien y que te da pena romper. Toca reservar ese viaje que dejas para no sabes muy bien cuando.

Hoy toca olvidar las excusas. Las excusas que te pones para vivir. Porque hoy es un día genial para hacerlo.

Y mañana, más y mejor.

 

sept-commercial-392141.jpg