Haz las maletas de vez en cuando..

Dicen que una vez al año hay que estar en un lugar que no hayas estado antes.

Te diré que por lo menos una vez al año tienes que hacer algo nuevo, probar algún sabor exótico, romper la rutina, comprarte una maleta de colores, y unos billetes de avión a lo loco. Buscar un destino, cogerte vacaciones, ir a ese lugar que tanto has soñado, aprenderte una canción con la que bailar a tu manera, hacerte un selfie poniendo morritos, o cara seria, lo que más te guste, pero con un fondo bien chulo.

Te diré que por lo menos una vez al año, hay que hacer cosas diferentes. No se trata de subir en globo, ni de recorrer Santorini a lomos de un burro, o sí, pero sea lo que sea, que te haga mucha, mucha ilusión. Porque de vez en cuando hay que reírse a carcajadas de esas que te duelan la tripa.

Dicen que un viaje se disfruta tres veces, al prepararlo, al hacerlo y al recordarlo.

Hacemos las maletas?

thomas-somme-220647.jpg

Pensar bonito

Imagina que un día te decides a creerte eso que dicen que atraes lo que piensas, en realidad no acabas de creerlo pero oye por intentarlo no pierdes nada, te dices. Así que un día te decides a pensar bonito y a probar que pasa.

Y decides empezar hoy,  empezar a pensar bonito,  a sentir salvaje y a vivir como si solo tuvieras una vida.

Locura lo llaman, sensatez lo llamo yo.

womans-legs-887286__340

Espera menos

A veces nos empeñamos en seguir un camino por inercia. Nos apagamos poquito a poco, nos volvemos grises porque nos acostumbramos a pensar que aspirábamos a mucho. Que soñábamos demasiado alto para no saber volar. Nos conformamos.

Nos han dicho muchas veces que todo empieza con un cambio de actitud. Que todo empieza por creer en uno mismo. Pero aquí entre nosotros, a veces resulta un pelín complicado. Pero como somos cabezotas, siempre lo intentamos todo una vez más. Poquito a poco. Pasito a pasito.

Entonces es cuando cerramos los ojos y pensamos aquellos que nos encantaría que pasara. Se nos escapa una sonrisa mientras pensamos que nunca pasara…  o sí, no lo sabemos, pero entonces decidimos esperar y mientras esperamos sin que pase, nos quejamos de la mala suerte, de que nunca nos pasen cosas fantásticas. Ah y buscamos excusas, excusas que nos ayuden a seguir esperando sin hacer nada. Entonces es cuando toca reaccionar. Dejar de esperar, que ya está bien y la verdad resulta un pelín aburrido. Toca empezar a cambiar las cosas, a poner el mundo patas arriba si hace falta, a mover lo que sea para que esas cosas pasen. Porque los sueños, las cosas fantásticas no se esperan, se persiguen. 

Quizá las consigamos, quizá no, pero es mucho más divertido y a veces, solo a veces, cuando se cambian las cosas todo se pone en el sitio adecuado, y sucede….

Hay que esperar menos y mover más… Nadie luchara por tus sueños así que hazlo tú.

u6ztzshxmic-tim-marshall

 

Batallas vacías..

A veces las cosas no salen como habíamos pensado, a menudo toca volver al punto de partida para volver a empezar.

Estamos acostumbrados a pensar que esperamos demasiado, que exigimos más de lo que debemos, que estamos locos, como cabras y que debemos ser más normales, (curiosa la palabra normal, siempre me ha llamado la atención). Que hay que conformarse con que nos traten a medias, con tener sueños “posibles”, o con esperar de los demás siempre menos de lo que nosotros haríamos por ellos….

A veces hay que cambiar de plan, otras de caminos, pero nunca hay que renunciar.

Nos toca cambiar el chip. Pasar a acostumbrarnos a esperar más si cabe, a exigir lo que merecemos, seguir más locos que nunca, y no conformarnos con personas a medias. A no quedarnos donde no hacen por tenernos y a no retener a quien no quiere quedarse. A soñar apuntando a la luna, y a no permitir que nadie nos de menos de lo que nosotros daríamos y nos haga creer que es lo que nos toca.

Si hay que luchar que sea por lo que mereces, nunca luches por menos, porque para batallas a medias casi mejor que luchen otros.

photo-1416163119970-b823693d67e7

Persiguiendo sueños…

A veces hay que perseguir los sueños hasta conseguirlos.

Por lejos que estén, por locos que sean.

Porque digo yo, hay que estar como una cabra para renunciar a ellos, porque alguien piense son absurdos, que son imposibles o que no podrás. Ya decidirás tú si puedes o no.

Si no les preguntas que sueños tener, por qué les dejas opinar sobre conseguirlos. Por qué les das el poder de hacerte renunciar, de dejar de creer en ellos, de dejar de creer en ti.

Sigue. Sigue. Sigue. Que hablen, que opinen, que digan. Pero tú estarás un poco mas cerca.

Locos nos llaman, pero esa locura la única capaz de cambiarlo todo, la única capaz de llevarte hasta ellos. Persiguiendo sueños.

photo-1468956398224-6d6f66e22c35.jpg

 

Sin capa..

A veces hay que quitarse la capa de superhéroe, dejar de intentar tener superpoderes, estar en varios sitios a la vez, ni siquiera se puede ser siempre la princesa que mata al dragón. A veces hay que dejarse querer, dejarse mimar, hay que dejarse achuchar y sobretodo hay que quitarse la capa y ser un poquito menos perfecta y más humana.

Hasta Superman se permitía quitarse el disfraz de vez en cuando y no tener ningún superpoder, a ver si ahora no vamos a poder hacerlo la gente de a pie. Que no se puede llegar a todo y hacerlo bien. Que no es bueno para nadie y menos para ti. Está muy bien exigirse mucho y mejorar día a día, dar la mejor versión de nosotros mismo, pero para dar la mejor versión necesitamos poder hacer las cosas con calma, con el tiempo que merecen y necesitamos sobretodo, sobrevivir y no acabar en el intento.

Que a veces necesitamos que nos mimen, que se nos permitan errores, descansos, y dejar de hacer malabarismos, a veces somos nosotros mismos lo que necesitamos permitírnoslo.

Y ahora que ya sabes que no has de ser perfecta, llegar a todo y ser como Superman en versión diaria, quizá puedas dedicarte a ser humana, a llegar a menos cosas, pero a más momentos de esos que ponen tu mundo del revés, de esos que te enseñan que a veces merece la pena llegar a menos cosas, pero con muchísima más intensidad.

photo-1469920783271-4ee08a94d42d.jpg

Improvisa..

A veces no sabemos qué decisión tomar, qué camino seguir ni que será lo mejor, no hay reglas escritas y nadie te dirá que debes hacer sin dudar, así que toca IMPROVISAR.

Cuando no sepas que hacer, haz caso al corazón, porque como alguien dijo una vez, este tienes razones que la razón no entiende, sigue tu intuición y saldrá bien o saldrá mal, pero habrás hecho lo que sentías. Piensa menos y siente más!!

Recuerda, cuando no sepas que hacer, improvisa, de eso se trata.

photo-1416163119970-b823693d67e7.jpg