Celebra

Tenemos la curiosa manía de dejar de celebrar. De aplazar, de pensar que no es importante, que no tenemos tiempo, que no nos queda dinero y mil excusas más. Porque celebrar requiere de tiempo, de ganas, de imaginación. De pensar que nos lo merecemos.

Tenemos la curiosa manía de llenarnos de obligaciones, de listas de tareas, del corre corre y del no puedo parar. Se nos olvida pensar que merecemos mucho más. Se nos olvida querernos. Priorizarnos. Celebrar todas y cada una de las cosas que se puedan celebrar.

Por todo lo alto. Con o sin dinero. Con un pequeño detalle, con un pequeño parón. Con un me lo merezco por todo lo alto. Con algo que te guste. Es cuestión de ganas. De querer.

Tenemos que aprender a que hay que celebrar. Como meremos. Como se merece la ocasión. A olvidarnos de vivir para listas enormes de tareas. Hay que dejar un pedacito de tiempo para celebrar. Pero un pedacito bien grande. Porque vivir a veces también es celebrar, también es disfrutar, sin culpas y sin más.

vmrcxmrdq58-anthony-delanoix.jpg

Anuncios