Protagonista de tu historia

Conviértete en el protagonista de tu historia, que para algo es tuya.

Llénala de momentos, de tu gente, de todo eso que te saque una sonrisa, o una carcajada de esas políticamente incorrectas.

Llénala de intentos, de fracasos, de volver a intentar, de conseguir un montón de cosas. O ninguna, pero siempre inténtalo una vez más.

Llénala de vino bueno, de coca colas, de zumos o de agua, pero que te esté bien bueno

Llénala de pequeños detalles, de esos que marcan la diferencia, de esos que solo se te ocurren a ti.

Llénala de cosas geniales, de personas que sumen, de las que aportan, de las que quieren de verdad.

Llénala como el que llena una mochila, aprovechándola al máximo y llenándola de historias. De historias geniales.

fnfsxj_vz0g-clarisse-meyer.jpg

Anuncios