Salta!

Salta al vacío, con los ojos cerrados y a lo loco.

Salta sin mirar atrás, y casi mejor sin mirar adelante, simplemente salta.

Posiblemente sea más seguro andar despacito y con los dos pues juntitos, pero cuando llegues sin moratones, sin rasguños y sin historias, te darás cuenta que te olvidaste de saltar, de bailar, de gritar y de vivir.

Puede ser que detrás de ese acantilado haya un playa estupenda, o que solo haya piedras, pero la única forma de saberlo es saltar, quizá nos caigamos de culo, quizá caigamos de pie, pero siempre nos quedara pensar que el que no salta, nunca cae, pero nunca ve lo que hay detrás del acantilado, y a veces, solo a veces merece la pena.

photo-1457786451710-99ac9fc6cc58

Anuncios